« neuromarketing | Inicio | Darwin² »

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8345353e669e200d834706bed69e2

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Palabras de guerra:

Comentarios

Por desgracia veo mas probable que sea el oleo negro en vez del rojo ketchup el liquido que va a mover a la proxima administracion norteamericana. Recordando la gran pelicula de casablanca: "Siempre nos quedara el impeachment".

El problema es que esas metaforas belicas se han extendido a todos los campos. En los documentales de naturaleza se ve esto, en la politica (El difunto politicamente Cobo hablaba de que en politica deberia haber adversario y no enemigos, ademas de calificar a ciertas personas de talibanes), en el deporte se usan terminos belicos y / o violentos como rematar el tiro o fusilar al portero, etc. Quizas es que somos los seres humanos tan competitivos que cualquiera de las actividades que nosotros realizamos tienen que implicar una presunta victoria y por tanto una presunta derrota. Quizas el buen negocio para muchos sea engañar al cliente, por tanto un enemigo al que tenemos que converncer para comprar nuestros productos.

Me gusta la idea. Propongo que empleemos el bello lenguaje taurino en el mundo de los negocios. Podríamos hablar así de una OPA de "impecable factura", de empresas con un "fino y templado apalancamiento operativo" o de "mercados de derivados mansos y con evidente falta de trapío".

Saldríamos ganando, es un lenguaje mucho más rico y poético que la jerga militar.

La propuesta taurina de Dani me parece soberbia. Primero porque en efecto el lenguaje es mucho más rico y sugerente, segundo porque la competencia es más similar a la deseable en el mercado -los espadas tratan de convencer, no de matarse- y tercero, porque al menos al público se le llama "respetable" y no "daños colaterales".

Quizá podríamos asimilar el cliente a un ejército de mercenarios, donde a cambio de una prestación, pagan con su momentánea lealtad a la causa ... hasta que surge una mejor causa que servir o seguir; ayudan a destruir otras campañas militares, necesitan seguir y tener una causa en todo momento y los comandantes deben rendir permanente atención para seguir contando con su lealtad mientras sean rentables...cambio y corto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.