Curso Planeta Hipermedia
Compra este libro en Amazon. Premio KnowSquare al mejor libro de empresa publicado en 2013

Suscríbete al Boletín del Estratega

« Hombre rico, hombre pobre, hombre pobre, hombre pobre, hombre pobre, hombre pobre, hombre... | Inicio | HBR ideas innovadoras 2005 »

19 mayo 2005

Comentarios

Con este post te conviertes en mi líder sobre teorías de liderazgo. Excelente.
Un saludo

Hombre, yo diría que son esencialmente contradictorias... aunque interesantes las dos!!! Pero no creo que en todo tipo de liderazgo se mezclen las dos: o se es uno (el de verdad) o se es otro (el de mentira).

Pues por una vez no estoy del todo de acuerdo con el consultor... aunque reconozco que ese cóctel puede tener porcentajes muy diferentes de uno a otro. Y por otro lado, opino que no siempre es el líder el que decide la composición de ese mix entre servir y ser servido, sino los seguidores, sobre todo los directos. Y aún más, empiezo a pensar que hacen falta los dos.

Dos monstruos guardan el templo de la Sabiduría: el miedo y... la paradoja.
Creo que es muy acertada la confrontación Lao-tse-Quevedo, que también podría haber sido con Gracián, Maquiavelo o incluso Nietzsche(aunque éste tiene un toque "existencialista-grandioso-superhombría" que le resta eficacia en la vida cotidiana).
En cuanto a Gracián, le considero el mejor táctico de las relaciones humanas, la comunicación y la influencia sobre las personas. Su oráculo manual y arte de la prudencia no tiene desperdicio. Fue admirado por Voltaire, Nietzsche y otros. En el mundo de la estrategia y el liderazgo quizá sea la mayor contribución de España.
Lao-tse viene a decir en el Tao Te king que el mejor líder es el líder invisible, el que está pero no "figura".
Yo, a diferencia del Sr Martínez, no identificáría esa invisibilidad del líder con el desinterés, ni mucho menos. La invisibilidad es la mejor manera de no ser blanco de nadie. Creo que es posible una combinación entre invisibilidad y presencia. Para llegar a la invisibilidad y la eficacia del equipo o la organización antes hay mucho trabajo previo por parte del líder. Cuando la estructura y la cultura y los objetivos de la organización están fijados en las mentes de los seguidores entonces hay una presencia permanente del líder en la mente y los actos de los seguidores, aunque su figura física no sea evidente o incluso el líder haya pasado a mejor vida.

En cuanto a este líder-desinteresado de Lao Tse habría que decir que ese desinterés no es necesariamente altruismo ni compasión:

"Ni el cielo ni la tierra muestran benevolencia; tratan a las cosas del mundo como si fueran perros de paja.

Tampoco el sabio es benevolente; trata a las personas como si fueran perros de paja."
Tao Te king.

No faltan esos líderes que de puertas afuera hablan de la "pesada carga del liderazgo", de las preocupaciones del cargo, la tensión, y que incluso "confiesan" que ellos lo que querrían es dedicarse a la pintura, a ser maestros de escuela o jugar al golf. Sarna con gusto no pica, que dice el refrán español.
Sobre lo visionario del líder también habría que decir algunas cosas. Esta idea de "visión" ha sido puesta en entredicho por algunos como Mintzberg, o Ralph D. Stacey en su libro Gestión del caos. Estrategias empresariales dinámicas para un mundo impredecible,(1994).
Muchas de estas visiones son retrospectivas, a toro pasado, la realidad es que los líderes visionarios muchas veces no tienen más visiones que las etílicas, y que esa visión o estrategia es un término adecuado para un proceso de formación empresarial, muy sujeto al azar, el accidente y la oportunidad. Más adelante-cuando salen bien las cosas- se habla de la visión que tuvo siempre el personaje. El hecho es que los líderes suelen actuar mediante una agenda de Proyectos de contenido y prioridades variables y contingentes, y no tanto en base a una visión monolítica o unitaria.
Esa visión es siempre una visión retrospectiva. Un intento de comprender resumidamente un proceso complejo del pasado.
Yo me quedo en definitiva con la idea de que un líder es el que tiene seguidores, concilia las necesidades individuales de los seguidores con las de la organización y los impulsa hacia objetivos comunes.
No entro ya en si esos objetivos pueden ser buenos, malos o regulares. Si son buenos, armónicos, lao-tse-tianos, respetuosos con el medio ambiente, justos, sociales, etc. tendremos a un Gandhi, un Dalai lama o un Martin Luther king, es decir, "líderes ecológicos"; si no, tendremos líderes como Stalin, Hitler o Castro.
Los líderes se sitúan entre ambos extremos.

Howard, gracias por tu brillante comentario, que siento que no sea leído por muchos de los que siguen Estratega al leer sólo desde el agregador. Quizá sobre lo que más despropósitos se han dicho en estrategia empresarial es sobre el tema de la visión y la misión, que se quiere convertir en algo así como un credo. Para mí, cuando los libros de management hablan de eso, del carisma, de los rasgos de personalidad del líder, etc… es en alto porcentaje “bullshit”. Sin embargo, en entornos no empresariales, la carencia de nómina a final de mes parece liberar dinámicas distintas, y ahí sí que hay ocasiones donde me parece que la visión sí se convierte en un factor relevante en el liderazgo.

Me gusta la definición de liderazgo que planteas al final: lao-tse-tianos, respetuosos con el medio ambiente, justos, sociales, etc. …es decir, "líderes ecológicos"

En efecto, quizá podemos distinguir líderes de dos tipos: los que como Lao-Tse rechazan la grandeza, el exceso, la extravagancia, los que bien llamas "ecológicos", porque son los característicos de sociedades que deben evitar ser demasiado agresivas con el ecosistema, y que tienden a ser más comunitarias. Por ejemplo, en los bosquimanos del Kalahari está mal visto hacer regalos demasiado buenos, porque sería presunción, reclamar admiración. Si un extranjero les hace un regalo, lo aceptarán, pero a la vez que lo desprecian frente a todo el poblado por su baja calidad. Los esquimales dicen: “los látigos hacen perros y los regalos esclavos”. En el antiguo texto maya del Popol Vuh (que mencionaba en este post: http://estratega.typepad.com/estratega/2005/03/popol_vuh.html ) ocurre una cosa curiosa: gente que hacía favores al pueblo por su gran fuerza, como ayudarles a construir cabañas, era castigada por el pueblo por ser “soberbios”. El héroe era el que mataba al benefactor mediante estratagemas . Todo un toque de atención contra los líderes que reclaman visibilidad, propio de culturas en que un exceso de esfuerzo no era recompensado por la naturaleza. El Tao Te King, con su no obrar, con su prudencia, con su invisibilidad, incluso con su fomentar la ignorancia del pueblo, parece reclamar que su sociedad siga la sabiduría de los antiguos, menos ambición, menos visibilidad del líder, pero más sostenibilidad.

Y el otro tipo de liderazgo es el que se da en las sociedades más ambiciosas, que esperan grandes recompensas y que algunos les guíen a ellas y las repartan. Están en ecosistemas donde incrementos de esfuerzo físico o creativo proporcionan más riqueza y no ponen en riesgo la supervivencia (o son incluso necesarios para ella, como dicen para la economía actual). Ahí sí que el líder intenta ser bien visible y revestirse de toda la dignidad aparente que pueda, sean armiños imperiales o jet privado, corre riesgos (o hace correr riesgos a su organización) y busca recompensas. En vez del Popol Vuh, la Odisea o Jasón y los Argonautas. Son los líderes que solemos encontrarnos por aquí, donde está bien visto destacar y es incluso un incentivo para el esfuerzo. Por ejemplo, el Howard Roark, el arquitecto innovador e individualista que interpretaba Gary Cooper y que tiene su visión inconformista puede estar bien visto en estas sociedades, pero es impensable en las primeras.

Si tardamos en conquistar otros planetas, puede que haya una inflexión y acabemos viendo cada vez más de los primeros. En cualquier caso, ambos tipos de creencias y ambos tipos de líderes conviven en la nuestra.

Hola, sólo quiero apuntar una discrepancia menor: si creo conocer a Quevedo, lo que él quería decir con su cita (y más en el marco de cosas que "nunca fallan") es que lo único lógicamente infalible para tener detrás a alguien, es ponerse delante... pongo el énfasis en la infalibilidad del aforismo, y no en el liderazgo... puede que me equivoque porque no tengo a mano el contexto.

Coro, gracias. Creo que tienes toda la razón. Aunque en este tipo de obras festivas hay abundante mención a los poderosos, etc, esta parte no pasa de ser una ironía respecto a los manualillos y horóscopos que en la época también parece que abundaban. Lo he utilizado fuera de su contexto a propósito, sólo porque quería una cita sobre liderazgo que complementara la otra, tuviera ese toque cínico y fuera divertida y a ser posible española, y me he acordado de ésta. Perdón por no explicarlo.

que Dios lo bendiga mucho en lo que hacen

que Dios lo bendiga mucho en lo que hacen

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha guardado el comentario. Los comentarios están moderados y no aparecerán hasta que se aprueben. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, no aparecerán hasta que no se aprueben.

Tus datos

(El nombre y la dirección de correo son obligatorios. La dirección de correo no se mostrará en el comentario.)