« Fumaria officinalis | Inicio | Tostadoras, me invento un ratio, eTc, eTc… »

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8345353e669e200d8345ce08769e2

Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Sobre la retórica en las reuniones:

» EstrategA: Sobre la retórica en las reuniones, por Sr. Martínez de meneame.net
Tras el nick de Sr. Martínez se oculta un gran pensador español sobre la estrategia en los negocios, brillante en sus explicaciones. Consejos y "quejíos" sobre las habituales reuniones con Powerpoint y demás parafernalias, que apuestan por la vistosida... [Leer más]

Comentarios

Una vez más, excelente artículo señor Martínez. Creo que tiene toda la RAZÓN.
Cuantas veces he echado de menos que los particpantes de las reuniones se atengan a unas mínimas reglas de argumentación y que no usen una falacia tras otra hasta vencer el torneo medieval en que se enfrascan en cada reunión, hasta salir victoriosos con el pecho hinchado y con "la razón" y la destrucción de su oponente como premio.
Como suelo decir, cuando casi estoy a punto de perder los papeles en muchas reuniones "se trata de competir..pero con la competencia..y no entre nosotros".

Desde mi punto de vista, y como bien comentas, las reuniones tal y como se suelen plantear derivan en una discusión orientada a demostrar "quién la tiene más grande"... es como si existiese un orden del día invisible en el que pusiera:

1. "fulanito" nos expone su idea/problema/solución.
2. "menganitos" varios deben demostrar que "la" tienen más grande.
2b. En los casos en que "fulatito" sea el jefe, los "menganitos" deben alabárse"la".

El problema es que la reuniones no suelen prepararse: ¿dónde está el orden del día? ¿dónde está la gente a la hora en la que teóricamente deberían comenzar? ¿dónde están las actas con las conclusiones? ¿alguién se molesta en pararse cinco minutos a repasar las conclusiones con todos los presentes al finalizar la reunión?
Sí, muchas veces se preparan ppts, pero no para "orientar" la reunión, sino para mostrar que el que la ha preparado "la tiene más grande".

Las reuniones muestran de forma clara la fauna empresarial... cuando más dada al "mamoneo" sea una compañía, más improductivas serán las reuniones y más escaparates de "la".

Genial artículo. Las desesperantes reuniones a las que todos hemos asistido de vez en cuando confirman lo que dices.
Espero impaciente que nos cuentes qué podemos hacer una vez una vez identificados estos patrones de abuso verbal. Por que la verdad es que hay gente muy dificil de tratar en las reuniones.

Conozco la técnica del calamar que cubre con tinta cualquier resquicio de claridad, la he visto aplicar tantas veces que ya es como la trama de sincronización de cada reunión. Los perros del hortelano, que ni hacen ni dejan hacer, tienen allí su mejor habitar para su supervivencia. Si yo fuera CEO prohibiría las reuniones. Todos como la cartujos: ora et labora.

Lo peor de todo es que alguien llegue sin la reunión preparada. Hablar de cosas banales, no ir al grano, reuniones que se alargan horas sin una planificación ni unos objetivos claros,...
Las reuniones son los momentos que tienen algunos empleados para charlar, para que les expliquen, para hablar de tonterías y escucharse.
Siento ser tan negativo, pero una gran parte de las reuniones me parecen de lo más improductivo.
Sr. Martínez, brillante como siempre.
:)

"Vivo sin vivir en mí y tantas reuniones tengo que vivo porque no vengo" Esto lo llevo aplicando unos años. Es lo mejor, no ir a las reuniones. Comprendo que las del trabajo son obligatorias y no es fácil hacer esto.

Pero cuando una reunión es buena, es la leche, realmente consigues el objetivo.

Las reuniones son el único momento en que el equipo está en el mismo lugar y el mismo momento y se puede enfocar en un tema o temas. No creo que haya otro método comparable para lograr este enfoque y coordinación.
Junto al objetivo genérico de tomar decisiones o transmitir información está uno no menos importante que es el obtener y lograr el compromiso de todos los participantes con la decisión que eventualmente se tome.
Somos seres vivos "presenciales"(no sé que quiero decir exactamente con presencial, pero me sirve para transmitir algo del aroma que quiero comunicar), somos seres vivos, digo, más propensos a la retórica y el impacto de lo inmediato y la emoción que los números y los argumentos. En una reunión podemos combinar hábilmente el efecto de los argumentos y las ideas por un lado, y el de las emociones y el vínculo humano por otro. Lo primero enfoca, lo segundo proporciona empuje y obtiene idealmente el compromiso.
Leyendo el comentario sobre el accidente del Columbia en el 2003 y el uso del PowerPoint vi que se hacía una referencia a Richard Feynman, el premio Nobel de física, que intervino en una comisión sobre un accidente anterior de la NASA, el del transbordador Challenger en 1986. Esta referencia me hizo recordar(bastante serendípicamente) un relato que hace Richard Feynman en su libro autobiográfico 'Surely, you're joking Mr Feynman!(Adventures of a curious character)' traducido al español como '¿Está usted de broma Mr Feynman?', un relato, digo, sobre la forma en que tenían lugar las reuniones entre los científicos y personal militar durante el Proyecto Manhattan en los Álamos. Desde que lo leí, he tomado este relato como un modelo de lo que para mí deberían ser las reuniones. No sé si la memoria de Feynman está algo estilizada y si el tipo de reuniones que él describe son demasiado buenas para ser ciertas, pero, incluso como ideal, es un estupendo ideal.
Mañana, buscaré el libro y transcribiré un breve fragmento del libro que trata sobre estas reuniones.

EL TRABAJO ES EL REFUGIO DE LOS QUE NADA TIENEN QUE HACER (Oscar Wilde)

Gran articulo, que mer recuerda lo que contaba en La Gacela, de que la realidad nos demuestra que las reuniones se han convertido en una gran coartada, o mejor dicho, en la suma de varias coartadas:

Coartada1: Estoy muy ocupado, llevo todo el día de reuniones.
Coartada 2: Hay que montar una reunión de alto nivel para solucionarlo.
Coartada 3: Debe ser muy importante, siempre está reunido.
Coartada 4: Cinco horas de reunión... si que nos hemos ganado el sueldo!!
Coartada 5: El que más habla es el que más sabe.
Coartada 6: Nos tenemos que volver a juntar para rematar el tema.

El capitulo entero os lo podéis bajar en:
http://gaceladewirayut.blogspot.com/

Saludos,(me voy a una reunión, je, je...)

Interesantísimo, como es habitual.
Me revienta especialmente la gente que recurre al "overflow", saturación o como lo queráis llamar: hablar, hablar y hablar sin decir nada pero interrumpiendo constantemente para no dejarte ligar una frase seguida, repitiendo una y otra vez lo mismo recurriendo a todo tipo de falacias.

Un modelo de reunión:


Extracto de '¿Está usted de broma Sr Feynman?' págs. 124-125. Alianza editorial.

[...] Una de las primeras experiencias interesantes que me proporcionó en Princenton este proyecto fue la de conocer a grandes hombres. Antes no había tenido ocasión de conocer a muchos. Pero había ua comisión evaluadora , cuya función era la de ayudarnos a salir adelante, y en última instancia, concretar cuál sería el procedimiento a utilizar para la separación del uranio. Formaban parte de esta cmisión hombres como Compton, y Tolman, y Smyth, y Urey, y Rabi, y Oppenheimer. Yo asistía a las sesiones, porque comprendía la teoría del funcionamiento de nuestro proceso de separación de isótopos, por lo que me hacían preguntas y tenía que hablar de él. A lo mejor, en una de esas reuniones, uno de los participantes defendía una opinión. Entonces Compton, por ejemplo, iba y exponía un punto de vista diferente. Esto debería ser así, decía, y desde luego tenía toda la razón. Y entonces otro añadía, bueno, quizá, pero tenemos que considerar en contra tal otra posibilidad.
Estaba claro que todos los reunidos en torno a la mesa tenían su opinión, y que no había acuerdo. Lo que más me sorprendía e inquietaba era que Compton no hacía hincapié en sus tesis. Finalmente, Tolman, que era el presidente, iba y decía: "Bueno, oídos todos los razonamientos, me parece cierto que el de Compton ha sido el mejor, y ahora tenemos que proseguir."
Me resultaba muy chocante ver que una comisión de personas tan importantes pudiera presentar todo un montón de ideas, que a cada una de ellas pudiera ocurrírsele un nuevo aspecto, al tiempo que recordaba y tenía presente lo que habían dicho los demás, y que al final se pudiera llegar a concluir cuál de las ideas presentadas era la mejor -resumiéndolo todo- sin tener que repetir cada punto de vista tres veces por lo menos. Eran verdaderamente muy grandes hombres.

A mi me da la impresión de que las reuniones son más para dar la impresión de que se está haciendo algo y ratificar reuniones ya tomadas de antemano. Una pérdida de tiempo, en cualquier caso.
No sé quién decía que "las organizaciones se reúnen porque no pueden físicamente mastubarse"

lo que yo queria, gracias

Los comentarios de esta entrada están cerrados.